‘Widows’ que llevan más que luto

 

Widows es la cuarta película del director inglés Steve McQueen, quien además coescribió el guion. Una película diferente a sus previos trabajos cinematográficos. Los trabajos anteriores del director no eran del género de acción como este. Además, solo trataban con un tema social. Sin embargo, en este filme de manera muy sutil y efectiva trata varios de los problemas político-sociales que atraviesa la nación norteamericana hoy día.

El filme comienza con un beso de una pareja mixta. Hecho que, aun en estos días, crea un impacto en la sociedad. Ese beso pudiera incomodar a muchos y contrasta aún más cuando el ambiente es blanco y con mucha iluminación. Por si fuera poco, la pareja es compuesta nada más y nada menos que por consagrado actor Liam Neeson y la ganadora de un Oscar, como mejor actriz Viola Davis. Las escenas de pareja entre ellos dos aparecen intermitentemente a lo largo del filme como testimonio de lo que hubo, pero ha acabado. Ahora ella es aparentemente viuda y para salvar su vida y del enredo económico en que la dejó su marido tiene que seguir las instrucciones que se encuentran en un tipo de diario del difunto.

El personaje principal queda viuda y sin hijo. En la corta escena en la que aparece este trae a la luz otro problema social que recientemente ha traído controversia: #Blacklivesmatter. Y es que, en un intento por hacerle un favor a su padre, el joven ejerce un viraje sospechoso para la policía –compuesta de un par de agentes blancos–. Luego de ser detenido por ellos, hace un amague de buscar el celular y ellos le disparan sin más.

Para cumplir con su misión “Verónica” debe contar con la ayuda de otras dos también viudas (Michelle Rodríguez, Elizabeth Debicki y reclutar a Cynthia Erivo) de los hombres que igual que Nesson han muerto trabajando para él. En términos del elenco me parece exquisita la selección. Estas cuatro mujeres talentosísimas, diferentes tanto en lo físico como por su bagaje dentro y fuera de la pantalla cargan en sus espaldas la acción de la película y la llevan a buen ritmo. Los hombres, por su parte, me parece que se acoplan al ritmo dominante de las mujeres, pero no dejan de brillar con su impecable actuación. Se trata de Colin Farrell, Brian Tyreem Daniel Kaluuya y Robert Duvall por mencionar algunos.

Otro movimiento plasmado en la cinta es el de #Metoo. Y es que la historia del núcleo familiar de cada viuda no ha sido de cenicienta, y muchas permanecen junto a ellos, aun con el maltrato emocional o físico de sus maridos; ya sea por amor, por los hijos o el qué dirán.

Sobre el final, aunque no es el esperado -y el espectador puede ser engañado fácilmente- la película se convierte en un seguro éxito para recordar. Por romper con patrones denunciando directamente los vicios que lleva arrastrando el gobierno demócrata en la nación estadounidense.

Solo por el elenco o los problemas que denuncia la película vale la pena ir a verla en pantalla grande. La técnica y la acción esta vez van por la casa.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s